Dalat

Un fresco aire de montaña nos acarició la cara al bajar del autocar en el que habíamos viajado toda la noche. Estábamos en Dalat, a 1.500 metros sobre el nivel del mar, y, después de cinco meses sufriendo el terrible calor tropical, sentir la primavera en nuestra piel fue genial!

Estábamos tan emocionados que al cabo de media hora de haber llegado al pueblo ya habíamos encontrado hotel, nos habíamos duchado y habíamos alquilado una moto! Sin embargo, nos sentíamos muy desubicados. Mientras desayunábamos a la orilla de un lago observábamos el ir y venir de la gente ataviada con abrigo, gorro y guantes y nos preguntábamos si seguíamos en Vietnam.

El pasado europeo del pueblo era palpable en cada esquina, y es que, tras la marcha de los franceses, que los constituyeron en 1912 refugiándose del calor de Saigon, quedó un legado de 2.500 villas de un marcado estilo colonial, esparcidas por las amplias y empinadas calles.

Pero quizás, lo que más extraño se nos hacía es que, por primera vez desde que pisamos Asia, estábamos en un pueblo pensado principalmente para el turismo local, el destino predilecto para pasar la luna de miel y al que los vietnamitas acuden para olvidar el calor. Mirábamos las terrazas de glamourosos restaurantes y no había ni un occidental, pasábamos por delante de tiendas con bonitos escaparates y lo que se vendía no eran artículos de artesanía para ser vendidos como souvenirs, caminábamos por las zonas ajardinadas alrededor del lago y quienes estaban dentro de un barquito eran turistas nacionales. En dos días nadie nos quiso vender bebidas, gafas de sol o gorros cónicos por la calle, ni ningún conductor de xe om o de cyclo nos persiguió para que subiéramos con él. Eso fue, si cabe, aún más gratificante que el descenso de temperaturas!

Dalat tiene varias atracciones, como la Hang Nga Crazy House, una casa de formas totalmente surrealistas que una arquitecta vietnamita (e hija del sucesor de Ho Chi Minh) está construyendo desde 1990, o el Palacio de Verano de Bao Dai, perteneciente a la última dinastía del país. Pero sin duda, con lo que más disfrutamos fue explorando los alrededores del pueblo, entre bosques de avetos y campos infinitos de todo tipo de vegetales y frutas!!

Bueno, miento, con lo que más disfrutamos fue con el pase a la final del Barça, que para no perder las costumbres, celebramos a las 4 de la madrugada!!

ALBUM DE FOTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s