Agra

Allí estaba, delante de nuestros ojos, aún más bello de lo que habíamos imaginado. El Taj Mahal se alzaba majestuoso, inmaculadamente blanco, perfectamente simétrico.

A pesar de haberlo visto miles de veces en fotografías, no concibes su belleza hasta que lo tienes delante. Desde el momento en que pones el primer pie en el Taj Mahal te das cuenta de que tienes ante ti una obra maestra, pero no es hasta después de perderte por sus jardines y salas que entiendes que es mucho más que eso, que es único.

De la mano de un guía (bravo por el gobierno indio, que incluye con el precio de la entrada un guía y una botella de agua) descubrimos que absolutamente cada elemento se estudió al milímetro. Usando como base para todo el diseño el número cuatro, sagrado según el Islam, se construyó un mausoleo de 4 caras exactamente iguales, encuadrando la cúpula central con el mismo número de pequeñas cúpulas y toda la estructura con también 4 minaretes. Además, se construyeron cuatro puertas de acceso al complejo, todas ellas, obviamente, perfectamente simétricas.

El mausoleo, que se alza sobre una plataforma de mármol elevada de espaldas al río Yamuna para que destaque por encima de todo, está flanqueado al oeste por la mezquita en la que cada viernes se concentran miles de fieles para rezar y al este por el jawab (“respuesta”), un edificio cuya finalidad se desconoce, si bien se apunta que, aunque se construyó únicamente para mantener el equilibrio estético del conjunto, servía para alojar a los peregrinos.

Veintidós son los años que tardaron los 20.000 obreros en construir el Taj Mahal, y como no podía ser de otra manera, este número se vio también involucrado en su diseño. Asombrados, contamos los 22 escalones que conducen al mausoleo, así como también las 22 pequeñas cúpulas que se disponen sobre el gran arco central de la puerta norte, que es la única a través de la cual se accede directamente a los jardines.

Pero quizás lo más interesante fue descubrir los trucos ópticos que se esconden en todos los rincones. Desde dentro de la puerta norte, viendo el Taj Mahal a lo lejos enmarcado por el gran arco, comprobamos que cuanto más te acercabas más pequeño se veía. Los artesanos que trazaron los versículos del Corán que se hallan en las paredes se encargaron de otro truco: fueron aumentando el tamaño de las letras a medida que incrementaba la distancia para conseguir que sus dimensiones parecieran idénticas. Y hasta las columnas del mausoleo engañaban: realmente estaban formadas por tres bloques de mármol verticales, aunque cuando te alejabas parecía que hubieran seis.

Y si el exterior está trabajado, el interior todavía lo está más. El detalle de las paredes de mármol es fascinante, todas ellas talladas con intrincados dibujos y refinadas incrustaciones de piedras semipreciosas que filtran la luz natural.

Hablamos de mausoleo, pero,  ¿quién está enterrado en el Taj Mahal?, ¿qué historia esconde una de las siete maravillas del mundo moderno?

El Taj Mahal es una oda al amor, un edificio mandado construir en 1631 por el emperador Shah Jahan tras la muerte de su segunda esposa Mumatz Mahal (“La elegida del Palacio”), mientras daba a luz su 14º hijo. No mucho después de la finalización de la magnífica construcción, el emperador fue derrocado por su propio hijo, que lo encarceló en el Fuerte de Agra, desde donde, hasta el final de sus días, sólo pudo admirar su creación desde la ventana. Cuando Shah Jahan falleció fue enterrado sin grandes parafernalias por su hijo junto a su mujer. Su cenotafio, una réplica de la verdadera tumba que se encuentra en una cámara cerrada en el sótano, se construyó junto a la de Mumatz Mahal, siendo el único elemento de todo el complejo que rompe la simetría.

Antes de marcharnos de Agra visitamos también el Itimad-Ud-Daulah (más conocido como Baby Taj) y el Fuerte de Agra, pero, a pesar de que merecen la pena (especialmente el segundo), una orquídea siempre hará sombra a una margarita…

 ALBUM DE FOTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s