Istanbul

Nuestra primera parada de camino a tierras australes fue Istanbul, una de las ciudades más grandes de Europa y nexo de unión entre el viejo continente y Asia.

Siguiendo los consejos de Rich, nuestro amigo inglés del que ya os hablamos en los posts de Mongolia, nos alojamos en la zona de Taksim, en el barrio de Beyoglu. Con sus cafés, boutiques, galerías del arte, bares de copas y librerías de diseño, Turquía nos recibió con su cara más cosmopolita. Pasear por Istiklal Caddesi es como hacerlo por Portal de l’Àngel de Barcelona, si no fuera por su emblemático tranvía rojo. Sin embargo, como realmente disfrutamos fue perdiéndonos por las callejuelas más que empinadas que conducen hasta la Torre Gálata, entre pequeñas tiendas y bonitos restaurantes ajenos al ir y venir de turistas.

Habiendo conocido ya el Istanbul más moderno, llegó el momento de explorar el viejo Istanbul, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985 por la Unesco. Al otro lado del Cuerno de Oro nos esperaba un auténtico museo al aire libre! Cruzando el puente Gálata, esquivando los anzuelos de decenas de pescadores aficionados, nos quedamos boquiabiertos al ver la inmensa Mezquita Nueva dominando el paisaje y la de Rüstem Pasa a lo lejos.

Lo que no nos imaginábamos es que lo mejor aún estaba por venir. La Mezquita de Sultanhmet, o Mezquita Azul como es conocida popularmente por la decoración de intenso color azul que cubre las bóvedas pequeñas y gran parte del interior de la cúpula principal, es simplemente espectacular. Construida entre 1609 y 1616 por mandato del Sultán Ahmed I, pasó a ser una de las principales mezquitas de la ciudad cuando la Basílica de Santa Sofía fue transformada en museo, y hoy en día es considerada uno de los más supremos ejemplos de la arquitectura clásica otomana.

Y si la Mezquita Azul es impresionante por fuera, Aya Sofya lo es también por dentro. La iglesia bizantina más grande de Istanbul fue construida no una ni dos, sino tres veces en el  mismo sitio! La Megale Ekklesia (Gran Iglesia), como así la llamaron en sus inicios, fue erigida por primera vez en el año 360 y parcialmente destruida en el 404. Once años más tarde se volvió a levantar, pero sólo duró en pie 17 años, hasta que en el año 532, por orden del Emperador Justiniano I, se construyó la tercera y actual versión, a la que llamaron Aya Sofya (Sagrado Conocimiento), que fue durante mil años la iglesia más grande del mundo.

Con la conquista de Istanbul en 1453 por el Sultán Mehmed II El Conquistador, Aya Sofya fue convertida en mezquita, y los preciosos mosaicos de sus paredes fueron tapados. Sin embargo, gracias a que desde los años 30 se transformó en museo, poco a poco se fue recuperando parte de ellos y hoy es uno de los detalles más bonitos de su interior.

A un paso de Sultanahmet, en la Punta del Serrallo, se encuentra la tercera joya de la corona: el Palacio de Topkapi. Esta fue la residencia de los sultanes desde 1462 hasta el siglo XIX, que en su día ocupaba 700.000 m². Hoy en dia se trata de uno de los museos más ricos del mundo de “tan sólo” 45.000 m². Tanto los tesoros imperiales como las reliquias islámicas son interesantes, pero a nosotros, estando en una ciudad como Istanbul, lo que más nos gustó fueron las increíbles vistas sobre el Mar de Mármara, el Bósforo y el Cuerno de Oro.

Y cuando ya pensábamos que lo teníamos todo visto, habiendo pasado rápidamente por el Gran Bazar y el Bazar de las Especias que nos decepcionaron al compararlos irremediablemente con los zocos marroquíes, descubrimos la Mezquita de Süleymaniye y otro Istanbul completamente distinto a su alrededor. Tras visitar el interior de la probablemente la más bella de las mezquitas imperiales de la ciudad y conseguir deshacernos del hechizo de su cúpula (con 48 metros la más alta de las mezquitas otomanas), deambulamos tranquilamente por calles colindantes que nada tenían que ver con la faceta cosmopolita de Beyoglu ni con la museística de Sultanahmet. Nos encontramos cara a cara con Turquía y nos entraron unas ganas irrefrenables de explorar un país que, estamos seguros, esconde un mundo completamente distinto al que pudimos ver en Istanbul. En la lista está…

ALBUM DE FOTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s